¿A qué dedico mi negocio?

¿Dudas a qué dedicarte?¿Has dejado tu trabajo para emprender y no sabes si has tomado la mejor decisión?

Existen muchas claves que inciden en el éxito o no de una empresa, me voy a centrar en las que conciernen a las decisiones iniciales del emprendedor.

1. Si tienes dudas, céntrate en lo que te gusta y eres bueno. Muchas veces no somos conscientes, sin embargo a nuestro alrededor percibimos señales de en lo que realmente aportamos valor a los que nos rodean, y en muchas ocasiones no es en lo que hemos trabajado habitualmente, ni siquiera hemos estudiado. Una de las consecuencias de dedicarnos a algo que nos gusta, es que le dedicaremos tiempo y acabaremos destacando.

Si no lo tienes claro debes hacerte preguntas como:

  • ¿Para que tengo facilidad?
  • ¿En que soy bueno?
  • ¿En que destaco por encima del la media?
  • ¿Cuál es mi talento?
  • ¿Qué hago cuando se me pasa el tiempo volando?
  • ¿Qué habilidades me diferencian del resto?
  • ¿En que soy único?
  • ¿A que me dedicaría si tuviese dinero para vivir sin trabajar el resto de mis días y además supiese que voy a tener éxito con lo que haga?

2. Ten una idea clara y desarróllala. En los negocios las improvisaciones no suelen ser buenas consejeras. Lo primero es establecer la propuesta de valor y el nicho de mercado. Una vez definido, estableceremos en un Plan de Negocio el resto de las variables, comercialización, operación, plan financiero. Con un criterio de prudencia analiza si es viable.

3. Ten paciencia. En muchas ocasiones los primeros negocios no funcionan tan rápidamente como sería deseable. Fórmate permanentemente y aprende de la experiencia para cada vez aportar más a tu empresa. Tu tiempo es la mayor inversión que puedes hacer y si lo dedicas a algo que te gusta disfrutarás en el camino.

4. Asesórate y rodéate de gente de confianza, disfrutarás mucho más y te evitarás disgustos en el futuro.

Así que recuerda. Céntrate en lo que te gusta y eres bueno. Ten una idea clara y desarróllala, ten paciencia y aprende, asesórate y rodéate de gente de confianza.