¿Lideras o mandas?

¿Diriges a un equipo y a veces te sientes incomprendido, como si sólo tú tirases del carro? ¿Tienes dudas de si tu forma de liderar es la más adecuada?

Hay muchas claves para determinar si existe un buen liderazgo. Me voy a centrar en las que considero más importantes y con las que he experimentado en la dirección de equipos cambios importantes en la percepción del liderazgo.

 1. V Tener una visión clara y hacerla partícipe con todo el equipo. Los líderes no sólo se aseguran de que el personal entienda la visión de la empresa, sino que la viva y la respire.

2. E Liderar con el Ejemplo. No hay otra forma de liderar, no se le puede pedir a un colaborador un esfuerzo que no hayas hecho tu previamente. El líder es observado permanentemente. Se debe siempre establecer una relación de confianza basada en la transparencia, sinceridad y reconocimiento.

3. D Pasión por el Desarrollo y el aprendizaje. Los líderes consiguen que su equipo mejore continuamente: aprovechan cualquier encuentro para evaluar, aleccionar y otorgar confianza a sus empleados. Son inquietos por naturaleza. Los líderes cuestionan e insisten, con una curiosidad que raya en el escepticismo, para asegurarse de que se responde a sus respuestas con acciones. Enfocados al objetivo y al propio camino hacia él. Permanentemente en aprendizaje.

4. D Ser proactivo y tomar decisiones. Los líderes se meten en la piel de su personal e irradian energía positiva y optimismo. Así mismo tienen que tomar decisiones en algún caso impopulares. Para ello son líderes.

5. E Celebrar los éxitos y ser generoso con tu equipo.

Así que recuerda, aplica la regla VEDDE, (VISION, EJEMPLO, DESARROLLO, DECISIÓN y ÉXITO) y empezarás a cambiar la percepción de dirigir. De mandar a liderar.